Type Size
 
viernes, 24 agosto 2012

Dos fotógrafos asesinados en México

Fuentes señalan posible conexión con el crimen organizado 

Por: Scott Griffen, Asesor de Libertad de Prensa para América Latina

La periodista mexicana Carmen Aristegui, colegas, familiares y amigos de los periodistas asesinados colocan velas y fotos en un altar erigido en el monumento del Ángel de la Independencia en Ciudad de México, el 5 de mayo 2012, durante una vigilia para protestar por la violencia contra la prensa. AFP PHOTO/Yuri CORTEZ

VIENA, 21 de agosto de 2012 – La policía del estado mexicano de Michoacán descubrió los cuerpos descuartizados de un reportero gráfico desaparecido que habría cubierto investigaciones sobre el crimen organizado para un periódico local.

Una fuente en el periódico Diario de Zamora comentó a la AFP que Arturo Barajas, 46, había trabajado bajo contrato en temas delicados. “Cuando había cosas fuertes como más de tres muertos, o que el ejército participaba en enfrentamientos, cateos o aseguraba narco cocinas (laboratorios clandestinos de drogas) le pedíamos (a Barajas) información y fotos”, comentó la fuente.

Sin embargo, el periódico parece haberse retractado luego por los comentarios de la fuente, enfatizando que se basan en agencias de noticias locales y no en trabajos contratados para la cobertura de crímenes, indican varios reportes. La policía también rehúsa confirmar a los medios de comunicación los rumores sobre las actividades periodísticas de Barajas, indicando que éste trabajaba principalmente como fotógrafo de fiestas y turistas.

Los cuerpos de Barajas y del también fotógrafo José Antonio Aguilar Mota, de 26 años, fueron encontrados en la maleta de un carro abandonado en una carretera cerca de Ecuandureo, Michoacán, indican varios reportes. La fiscalía comenta que ambos habían recibido un impacto de bala en la cabeza, mientras que varias fuentes mexicanas, incluyendo a Vanguardia, reportaron que los hombres aparentemente habían sido torturados.

De acuerdo con el periódico local de Michoacán, Provincia, miembros de la familia habían alertado a las autoridades luego de que ambos no regresaran a sus casas el jueves pasado. Provincia reportó a su vez que el carro donde fueron encontradas las víctimas era un Volkswagen Jetta blanco, perteneciente a Barajas.

La tortura y la mutilación son trágicamente comunes entre los asesinatos de periodistas en México. En mayo, los cuerpos torturados y desmembrados de tres periodistas fueron encontrados tirados en un canal de aguas residuales cerca de Boca del Río, Veracruz. De manera similar a lo que se ha afirmado en el caso de Barajas, los tres habían trabajado como reporteros gráficos independientes que cubrían crímenes para los medios locales. A principios de este mes, las autoridades de Veracruz declararon que los miembros detenidos del Cártel Jalisco Nueva Generación supuestamente habían confesado ser los autores del crimen, un anuncio que fue recibido con recelo.

En total, seis periodistas han sido asesinados este año México por causas relacionadas con su trabajo, según el registro de muertes llevado por el Instituto Internacional de Prensa (IPI Death Watch). Cinco periodistas han sido asesinados en Michoacán desde 2006, convirtiéndolo así en el cuarto estado costero del Pacífico más mortífero de México para los medios de comunicación (Veracruz es el primero, con 11 asesinatos desde 2006). El peligro se puso de manifiesto a principios de este mes después de que la célebre periodista de investigación y Heroína Mundial de la Libertad de Prensa del IPI, Lydia Cacho, se vio obligada a huir del país después de lo que confesó eran amenazas creíbles a su vida.

El director adjunto del IPI, Anthony Mills, dijo: "La policía de Michoacán tiene que investigar todos los ángulos de este caso, incluyendo la posibilidad de que Arturo Barajas fuera asesinado en conexión con su trabajo cubriendo el crimen organizado. Dada la frecuencia y la impunidad con la cual los periodistas en México son atacados, no hay excusa para dejar ninguna piedra sin mover".

El IPI ha instado al gobierno federal mexicano a enfrentar la amenaza extraordinaria a los medios de comunicación de México, y ha hecho un llamado al presidente electo, Enrique Peña Nieto, a dar prioridad a la seguridad de los periodistas.